El dado da la cara:  

La ficha avanza cuatro puestos sobre el tablero.

De cuna a tumba.

Tres eternidades sin jugar.



 ©Yolanda Delgado Batista, 2014
Anuncios