El conductor del autobús de línea

disfruta pulsando el botón rojo de su poder

mientras una mujer, hecha un resuello,

ve con impotencia cómo la puerta se cierra en sus narices.

Vivimos un mundo esquinado.

Anuncios