Antes de morir, Casandra se dirige al coro:

Esto era la vida.
Las horas felices y
las más tristes,
son garabatos escritos con tiza
sobre la pizarra de una clase.
Una vez la fortuna nos da la espalda,
alguien se ha encargado ya de borrar.”
Anuncios