NO COMPRÉIS MI LIBRO: “LA ISLA DE LAS PALABRAS DESORDENADAS” A IZANA EDITORES.

Como algunos saben en 2011 publiqué una novela, “La isla de las palabras desordenadas” con una editorial que nacía en aquel momento. No es la primera vez que yo publicaba una obra, con anterioridad lo había hecho con la editorial Alfaguara. Un libro sobre cortos cinematográficos, premiados en distintos festivales internacionales, así como la traducción de unas cuantas novelas para jóvenes en la misma editorial. Por tanto, ya tenía cierta experiencia en el tema de contratos y liquidaciones de ventas –el porcentaje que gana el autor— que cada año, continúo recibiendo puntualmente de Alfaguara.

De Izana editores, muy a mi pesar, no puedo hablar bien en absoluto.

Al año de haber publicado la novela, fui yo quien tuvo que reclamarle al editor, Luis Javier Gil Carmona, la información sobre ejemplares vendidos y la liquidación correspondiente que finalmente se hizo efectiva. Una y no más. A pesar de mis intentos por hablar una y una vez con el editor y de todos los emails enviados, el señor Gil Carmona ha optado por ningunear con el silencio. He tenido mucha paciencia al respecto, pero, ya que recurrir por la vía legal me costaría más dinero del que me puedo permitir, alzo mi voz contra esta injusticia. Dada la altura moral que ha demostrado su editor o editores,  publico más abajo el burofax remitido por mi abogado el pasado junio a este señor.

A pesar de que el contrato está vencido, Izana editores sigue vendiendo la novela —me consta porque en los últimos meses hay personas que la han adquirido. Mantiene su venta en Amazon y en su página web. Los dos duros que me corresponderían por mi trabajo no los recibiré nunca.  Sé que Izana editores continúa editando libros, por eso está en mi ánimo advertir a otros posibles escritores de las malas artes de esta empresa. Me consta que no soy el único caso,  otros autores también han sido defraudados.

Afortunadamente, ahora colaboro con una editorial extraordinaria, que cuida sus publicaciones y a sus autores. Qué más puede pedir un escritor cuando deja en manos de otros el trabajo de años. A raíz de la publicación de “Puro Cuento”, sé que alguno de vosotros habéis adquirido la novela a continuación. De haberlo sabido, os la hubiera enviado en un PDF sin problema. Mantengo este ofrecimiento a cualquier lector interesado.

Agradezco tu apoyo y la difusión de este post. Como digo, solo me queda alzar la voz.

 

Anuncios