¿Te has dado cuenta?, me dijo. Nos han vencido las «des». Antes de darme tiempo a preguntarle qué diablos quería decir con aquello, mi amigo comenzó a recitar:  desunión, desigualdad, destrucción, desescombrar, desmantelar, desorientación, desnutrición, despedir, desordenar, desubicar, descuidar, despersonalizar, descreer, desmoralizar, desasosiego, desgobierno, desaceleración, desmembrar, desaliento, desmantelar, desinformación, deshumanización, desamor…

Desolado, tomé la decisión de marcharme sin decir adiós. Tras de mí, en su voz, la desesperanza continuó martilleando el aire.

Anuncios