“Pero mi tío no venía solo, agarrado de su brazo sonreía una mulata menuda, con los labios pintados, tan encarnados como la rosa que mi tío llevaba en el saco.”

 

(Hablar de más. “Puro cuento”. Ed. Baile del Sol)
Anuncios