Si no hubiera hecho carrera política, probablemente se hubiera dedicado al cine, pero la vida real le dio la oportunidad de interpretar el papel de asesino de masas, y no cabe duda de que Stalin bordó el personaje. (…)”

(Yo Tarzán, tú Stalin. “Puro Cuento”. Ed. Baile del Sol, 2016)

 

Anuncios