Perdí el amor y tuve miedo.

Perdí las gafas, el gato y el trabajo.

Perdí el hogar y tuve miedo.

Perdí los zapatos, el vestido y el pudor.

Ya no tengo miedo.

No tengo nada que perder.

Anuncios