El mundo huye de mí desde hace tiempo.
Antes no lo veía o no me daba cuenta. El mundo huye de mí
desde hace tiempo como yo huyo de él desde mi juventud.
El mundo huye de mí, lo estoy notando. Lo veo en los
demás, en sus conversaciones. El mundo huye de
mí y yo de él mientras la fiesta sigue a nuestro

alrededor.

¡Cuántas veces, en los lejanos tiempos, pensé que alguna
vez habría de llegar este momento! ¡Y cuántas lo
olvidé, por no aceptarlo!

Pero ahora ya está aquí, indefectiblemente, y nada
puedo hacer para no verlo.

Julio Llamazares.

Versos y ortigas. Hiperión, 2009.
Anuncios