Soy un gato, escrita en 1905, es el título de la primera novela que escribió Natsume Soseki (1867-1916), uno de los máximos representantes de la literatura moderna japonesa.
Un gato callejero sin nombre hace un retrato humorístico y mordaz sobre las costumbres, las convicciones morales e ideológicas de un pequeño grupo de hombres y mujeres de la burguesía japonesa. El futuro de las Artes y las Ciencias, las consecuencias de las profundas reformas emprendidas durante la dinastía Meiji, la sobrevaloración de la individualidad frente a la negación de la misma; el nuevo rol de la mujer y la crisis de la institución del matrimonio, el mundo de los negocios en pro del máximo beneficio, la repercusión del conflicto ruso-japonés; el modelo educativo, la hipocresía social y el egoísmo humano, son ni más ni menos, los temas que aborda el escritor en esta novela tan actual.

En este blog podréis leer un fragmento en “Salvado por los pelos”.

Natsume Soseki fue su seudónimo. Su verdadero nombre era Natsume Kinnosuke. Poeta, autor de ensayos y novelista, Soseki es un referente indiscutible de la literatura japonesa. Un escritor fronterizo entre lo tradicional y lo clásico, que defendió por encima de todo su independencia creativa. Nació en Edo, ahoraTokio, en 1867. No tuvo una infancia feliz, y durante la vida adulta sufrió varias enfermedades importantes como la tuberculosis o la neurastenia. Octavo hijo de una familia muy humilde fue dado en adopción a dos familias diferentes. Cuando se reencontró con sus verdaderos padres, tampoco recibió el cariño que esperaba. Su madre biológica murió cuando él tenía catorce años.

Natsume Soseki
Estudió literatura inglesa en la Universidad Imperial de Tokio. Durante esa época escribió un ensayo sobre la poética de Walt Whitman. Tras su graduación, se dedicó unos años a la docencia. En 1900, gracias a una beca del gobierno nipón, viaja a Londres para ampliar estudios de literatura inglesa. Sus tres años de estancia en Inglaterra será uno de los episodios más tristes de su vida. Soseki se sentirá solo e inadaptado a la vida londinense. En 1903 regresa a Tokio donde ejerce como profesor de crítica literaria en la Universidad. En Enero de 1905, publica por entregas “Yo soy un gato” en la revista Hototogitsu. A partir del éxito alcanzado, Soseki, continuará su labor literaria hasta su muerte, en 1916. Ese mismo año, un desconocido autor irlandés llamado James Joyce, publica “Retrato de un artista adolescente”.
De Natsume Soseki hasta la fecha he leído “Botchan”, “Kokoro”, “Soy un gato”, “Sanhiro”, “Daisuke”, “La puerta” y “el sueño de la libélula”. Ninguna me ha decepcionado. Hace relativamente poco, la editorial Impedimenta ha editado :”Luz y oscuridad”.  Soseki es un escritor auténtico, honesto, inteligente y muy divertido. No renunciará nunca a la poética y al valor de la literatura tradicional japonesa, pero tampoco sobrevalorará la literatura occidental. Fiel a sí mismo, buscará continuamente nuevos caminos en la creación literaria. Un autor con mayúsculas que nadie debería perderse.
Ya me contaréis. Saludos.
Anuncios